¿Quieres saber por qué es mejor estirar estáticamente después de entrenar?
1. Disminuye la fuerza
Son muchos los estudios que afirman que estirar antes de una sesión de pesas disminuye la capacidad de fuerza. Estirar estáticamente, previo ejercicio, puede disminuir el rendimiento de los músculos estirados en más de un 5%
2. Tiene un efecto negativo sobre la potencia, afectando el rendimiento
La potencia, cualidad fundamental en los atletas, se puede ver disminuida más de un 5%, estirando antes del entrenamiento.
3. Afecta la resistencia muscular
Estirar antes de actividades cardiovasculares tampoco esta claro el efecto beneficioso. De echo, también parece disminuir la capacidad muscular de almacenamiento de energía clave en el rendimiento.
4. No disminuye significativamente el riesgo de lesión
El estiramiento estático mantenido consigue justo lo que esperamos: se relaja la musculatura y los tendones que la acompañan. El riesgo de rotura muscular es algo menor, puesto que la musculatura está más elástica, pero aumentan las posibilidades de lesiones articulares y ligamentosas, puesto que nuestras reacciones son más lentas tras estirar de este modo.
5. Corres el riesgo de lesionarte antes de comenzar a entrenar
Estirar en frio puede causarte una lesión muscular. Como sustituto, puedes realizar estiramientos dinámicos, en los que el músculo no se verá a un estiramiento tan agresivo.

Por todo esto, no hagas estiramientos estáticos y mantenidos antes de entrenar. Es mucho mejor entrar en calor con una actividad ligera y después realizar movimientos amplios de calentamiento que impliquen estiramiento dinámico (zancadas, saltos, giros…). Reserva los estiramientos estáticos mantenidos para sesiones específicas de mejora de la flexibilidad.